Putas a domicilio en Barcelona

Martes, 15 de Diciembre de 2020

Los calentones no avisan. Llegan cuando llegan. De golpe y porrazo estás en casa, tan tranquilo, y compruebas que tu mente gira y gira alrededor del mismo tema y que algo en tu entrepierna se pone tenso y duro. La libido no tiene horarios y, llegado el momento del deseo, no siempre se tienen ganas de salir a la calle en busca de la mujer que nos sirva de compañía y desahogo.

En esos momentos de deseo intempestivo, lo mejor para satisfacer esa imperiosa necesidad de tener sexo es siempre recurrir a los servicios de una profesional del placer. Una buena escort es la mejor compañía para aliviar ese repunte repentino de la libido y aplacar el furor de ese pene que está pidiendo guerra.

Pero no siempre apetece salir de casa, máxime en una ciudad en la que con demasiada frecuencia cada vez se hace más difícil circular. Aparcar en Barcelona, además, puede resultar una tarea un tanto complicada. Cada vez más, BCN se está convirtiendo en una ciudad "enemiga" del automóvil. Disminuyen las zonas de aparcamiento, se restringe la circulación en ciertas calles, se quitan carriles para dárselos al BUS o, en su caso, a las muchas bicis y a los muchos patines eléctricos que circulan por la ciudad.

Todo eso hace que pueda sentirse mucha pereza a la hora de coger el coche particular para desplazarse al apartamento privado de una prostituta de lujo o a las cómodas y ambientadas instalaciones de una agencia de escorts. Por eso son muchos los hombres que, en la Ciudad Condal, recurren al siempre cómodo recurso de contratar a una puta con salidas a domicilio en Barcelona.

Los motivos para contratar los servicios de una escort a domicilio en Barcelona pueden ser muy variados. De uno de ellos, del de la comodidad, ya hemos hablado. Pero no resulta, sin duda, el más determinante. Después de todo, siempre es posible coger un taxi y despreocuparse del tema aparcamiento. O, incluso, siempre puede recurrirse al transporte público. El metro y el bus pueden llevarnos prácticamente a cualquier lugar de la ciudad y, por regla general, tanto los apartamentos privados de las lumis de Barcelona como las agencias de escorts de la ciudad están ubicados en lugares céntricos y bien comunicados.

Escorts a domicilio en Barcelona

Recibir a una escort en tu casa

Pero el motivo principal por el que muchos clientes de la prostitución escogen a chicas de compañía con servicio a domicilio en Barcelona es el de considerar el propio domicilio un lugar seguro y en el que sentirse absolutamente cómodo. Esto, dicho así, puede parecer un demérito para las agencias de escorts que operan en la capital catalana, pero no debe ser entendido como tal. Dichas agencias cuidan al máximo la privacidad y el confort de sus clientes y su ambientación es, en la práctica totalidad de los casos, una invitación a la sensualidad y al erotismo. Lujosas y exquisitamente decoradas, las agencias de escorts disponen de unas instalaciones seguras, íntimas y especialmente diseñadas para crear el ambiente ideal en el que vivir una inolvidable experiencia sexual. El que algunos caballeros sean reacios a acudir a ellas y prefieran contactar con escorts a domicilio en Barcelona es, simplemente, porque dichos caballeros son personas de natural especialmente desconfiado y a las que les cuesta abandonar su zona de confort.

Pese a que las agencias de escorts y las prostitutas de lujo que ejercen su oficio de forma independiente garantizan la máxima privacidad en sus citas profesionales, son muchos los clientes que no acaban de sentirse del todo a gusto si tienen que abandonar esa zona de confort de su propio domicilio y el terreno conocido de su propia habitación, su propio sofá o su propia ducha. En cierto modo, es como si solo entre las cuatro paredes de su domicilio encontraran la tranquilidad y el confort necesarios para gozar al máximo y sin matices de la siempre placentera experiencia de follar con una puta de lujo.

Y para follar bien y gozar como Dios manda de un polvo no hay nada mejor que liberarse de todo tipo de preocupación y de todo pensamiento que no tenga que ver única y exclusivamente con gozar de la compañía y de los siempre exclusivos servicios eróticos que puede proporcionarnos una profesional del placer. Y eso muchos clientes de la prostitución solo lo encuentran al contratar a una prostituta de lujo con salidas a domicilio en Barcelona.

Por unos pocos euros más, el cliente de una de estas bellas e implicadas callgirls puede solicitar a la misma que ésta se desplace a su domicilio y que éste se convierta en el lugar ideal para vivir la más intensa de las experiencias eróticas.

Traer una puta a casa

Escorts a domicilio en Barcelona

El propio domicilio, además, es un lugar ideal para dar veracidad al que es sin lugar a dudas uno de los servicios más exclusivos que puede prestar una lumi de lujo: la llamada Girl Friend Experience o GFE. Cuando presta este servicio, la lumi se comporta con su cliente como si fuera su verdadera novia. En esta especie de juego de rol, el aprovechar que la casa del "novio" está vacía para follar en ella es una acción de puede servir para inyectar unas dosis de realismo a una experiencia sexual que puede resultar muy satisfactoria para el cliente que ha optado por contratar a una escort que preste este servicio.

Tras, por ejemplo, acudir a una sesión de cine, a una obra de teatro, a un paseo por el centro o a una cena o evento en el que la chica de compañía se ha comportado como la novia ideal, lo que pide el cuerpo (y lo que es el motivo principal de contratar a una profesional del sexo) es follar. Esto se puede hacer en muchos lugares.

Los novios, cuando viven esa fase en la que el deseo todo lo puede, pueden hacérselo en los lugares más insospechados. ¿Quién no ha follando en un coche? Incluso los lavabos de un centro comercial o los vestidores de una gran superficie pueden servir para un polvo rápido y apresurado. Pero, aunque los lugares propicios para el sexo pueden ser muchos cuando la pasión se desborda y el deseo nos arrebata, nada mejor que una cama para entregarse a los placeres de la concupiscencia y a las delicias del sexo. Y si esa cama en la que al final se folla es la propia, pues mejor que mejor.

El momento en que llevamos a nuestra novia a nuestra casa y a nuestra cama para follar en ella es uno de esos momentos que nunca se olvidan. Y un cierto porcentaje de esta sensación pervive en muchos clientes que buscan putas con servicio a domicilio en Barcelona. Ahí, en el espacio conocidísimo y dominado del propio domicilio, el cliente de una de estas chicas de compañía se siente desinhibido y seguro, protegido emocionalmente contra toda inquietud y preparado para vivir una intensa experiencia erótica.

Por eso precisamente, porque son muchos los clientes de la prostitución que, a la hora de escoger a una lumi, escogen a aquélla que, entre sus servicios, incluye las salidas a domicilios, son muchas las prostitutas de lujo de Barcelona que prestan este exclusivo servicio. Contactar con una de ellas y follar en la propia casa resulta, en la inmensa mayoría de los casos, una experiencia sumamente satisfactoria.

Salidas a domicilio